David Beckham pizza hut park

Publicado el domingo, 27 de julio de 2008 en Entrevistas - 1610248 visitas

Por fin las mieles del triunfo fueron saboreadas por el FC Dallas. Luego de más de un mes de espera, el elenco texano se reencontró con la victoria de la mejor forma posible, goleando al Galaxy por 4-0 en el Pizza Hut Park. Además de recuperar la senda positiva, este resultado, que pudo haber sido bastante más abultado, les permitió a los Hoops vengarse del agravio sufrido en casa el pasado 18 de mayo, fecha en que cayó por un inapelable 5-1 ante los mismos angelinos.

Kenny Cooper (izq) y Dominic Oduro se dieron un festin a expensas del portero galactico Steve Cronin Fue un partido emotivo y con muchas emociones para las 21.020 espectadores que vieron a dos rivales que tenían asuntos pendientes, pues la última visita del cuadro galáctico al recinto de Frsico fue catastrófica para los de casa.

Dallas salió con todo, decidido a conseguir una victoria, saldar cuentas con David Beckham y su corte y regresar a los lugares de privilegio en la tabla de posiciones de la Conferencia Oeste.

Desde el inicio, el equipo local tomó el control del partido, presionó la salida de los visitantes y les cerró los espacios. Además, poco a poco fue imponiendo condiciones con un fútbol ordenado y productivo, del cual había carecido en las últimas jornadas.

La primera opción clara de gol apareció en el minuto 15, cuando el delantero Kenny Cooper recuperó un balón en tres cuartos de cancha y con una formidable maniobra individual regateó a adversarios y remató desde fuera del área para sorprender al arquero Steve Cronin y conseguir la apertura en el marcador 1-0.

No terminaba del todo la celebración por esta primera conquista y vino la segunda. Tras quitar la posesión del esférico al Galaxy, los texanos avanzaron hacia territorio contraria mediante Arturo Álvarez, quien habilitó magistralmente a Dominic Oduro por la banda derecha para que el africano ganara las espaldas de todos y sirviera para Cooper, siempre acompañando la jugada por el centro y en el lugar perfecto para marcar el segundo tanto del encuentro, aun cuando perdió el balance mientras remataba.

A partir del 2-0 parcial, todo fue tranquilidad para los dueños de casa, alegría en las tribunas y desconcierto total para los angelinos, todavía interiorizándose de sendos golpes de Cooper y sin ideas a la hora de encontrar un fútbol ofensivo que les permitiera acercarse al marco defendido por Darío Sala.

Los minutos fueron trascurriendo y Dallas se mantenía sólido, mientras el Galaxy lucía impreciso, lento y falto de ideas, pese a la enorme capacidad de jugadores como Beckham, Landon Donovan y Carlos Ruiz.

Llegó el minuto 36 de la primera parte y los Hoops se inspiraron de nuevo, fraguando una muy buena jugada colectiva, la cual tuvo como socios a Eric Ávila, Cooper y Álvarez, este último asistiento a Oduro, cuya velocidad y una muy buena gambeta le permitieron deshacerse de Cronin y decretar el 3-0 que dejó prácticamente liquidado el compromiso.

Para el segundo tiempo era lógico que el visitante tenía la obligación de hacer el gasto y procurar ir en busca del tanto del descuento que lo acercara en el marcador. No obstante, eso no estaba en los planes texanos, ya que nuevamente a través de Oduro estrellaron un balón en el horizontal a los dos minuto de iniciado el complemento.

Los Ángeles tuvo mayor control del balón en esta etapa, pero nunca fue claro ni contundente frente a la portería de Sala, por el contrario, dejando más espacios para el contragolpe de los Hoops, incluyendo uno al minuto 58 que casi terminó en el primer tanto emelesero del brasileño André Rocha.

Las dos más claras opciones de gol que tuvo el Galaxy se presentaron en los minutos 60 y 70, la primera en un centro desde la derecha de Beckham, el cual fue rematado de cabeza por Álvaro Pires, obligando una buena intervención del cuidapalos argentino. Luego, un tiro de esquina cobrado por el mismo Beckham fue conectado por Ruiz, pero el frentazo del guatemalteco golpeó contra el vertical izquierdo.

El balón parecía no querer entrar más en las porterías y se presentaron dos remates más en los postes, uno en el minuto 83 por remate de media distancia de Ávila, otro a seis minutos del final por intermedio de Cooper, quien sacó la pintura del horizontal con un remate furibando.

Pero le faltaba el moño al partido y en el terreno de juego ya se encontraba Abe Thompson, "el socio del reloj" que para no perder la costumbre recibió un pase de Chase Wileman, se dio media vuelta y envió su disparo alto y con curva, fuera del alcance de Cronin para el 4-0 definitivo.







» Enlaces patrocinados




» De que hablamos